Microrrelatos

Relatos en pequeñas porciones

¿Qué son los microrrelatos?

¿Alguna vez has escuchado hablar de los microrrelatos? 
Pequeñas historias que cuentan mucho en muy pocas palabras. Es como si fueran mini cuentos con un buen impacto.
Por eso es que resultan uno de los géneros más difíciles de escribir debido a la complejidad de narrar algo impactante en tan pocas líneas.

Lo bueno de los microrrelatos es que puedes leer muchos en poco tiempo. Son perfectos para cuando tienes un rato libre y quieres entretenerte sin tener que dedicar mucho tiempo a una historia larga. Además, son una buena forma de mejorar tu habilidad de escritura, ya que tienes que ser muy conciso y preciso para contar una buena historia en pocas palabras.

Los microrrelatos: relatos en pequeñas porciones

»El último hombre sobre la tierra estaba sentado solo en una habitación. De repente, tocan a la puerta.»

Knock, Fredric Brown

Este microrrelato es tan breve como impactante, invita a reflexionar más sobre su contenido que lo que has tardado en leerlo.

Escribir un buen microrrelato es un desafío porque debes contar una historia en pocas palabras concisas y precisas. Sin embargo, si lo haces bien, la experiencia de lectura puede ser satisfactoria. Un aspecto interesante es que te obliga a ser creativo con el lenguaje y a encontrar nuevas formas de contar una historia. Al tener una longitud tan corta, cada palabra cuenta por lo que debes asegurarte de que cada una tenga un propósito y un significado específico.

Aquí te presento algunos ejemplos de microrrelatos de diferentes autores para ver los distintos tipos de microrrelatos que pueden haber.

Mejores microrrelatos

La Manzana - Ana María Shua

La flecha disparada por la ballesta precisa de Guillermo Tell parte en dos la manzana que está a punto de caer sobre la cabeza de Newton. Eva toma una mitad y le ofrece la otra a su consorte para regocijo de la serpiente. Es así como nunca llega a formularse la ley de gravedad.

La Carta - Luis Mateo Díez

Todas las mañanas llego a la oficina, me siento, enciendo la lámpara, abro el portafolios y, antes de comenzar la tarea diaria, escribo una línea en la larga carta donde, desde hace catorce años, explico minuciosamente las razones de mi suicidio.

Una Inmortalidad - Carlos Almira

El poeta de moda murió, y levantaron una estatua. Al pie grabaron uno de los epigramas que le valieron la inmortalidad y que ahora provoca la indiferencia o la risa, como la chistera, el corbatín y la barba de chivo del pobre busto. El Infierno no es de fuego ni de hielo, sino de bronce imperecedero.

Amenazas - William Ospina

-Te devoraré -dijo la pantera.
-Peor para ti -dijo la espada.

Temor de la cólera - Ah’med el Qalyubi

En una de sus guerras, Alí derribó a un hombre y se arrodilló sobre su pecho para decapitarlo. El hombre le escupió en la cara. Alí se incorporó y lo dejó. Cuando le preguntaron por qué había hecho eso, respondió:
-Me escupió en la cara y temí matarlo estando yo enojado. Sólo quiero matar a mis enemigos estando puro ante Dios.

Tiempo irreal - Mihalic

Ayer murió hoy.
Hoy nació para morir mañana
convertido en el Ayer de un nuevo Hoy.
El tiempo real es Hoy
pues Mañana aún no existe y
Ayer murió hoy.

El Sueño de un Rey - Lewis Carroll

-Ahora está soñando. ¿Con quién sueña? ¿Lo sabes?
-Nadie lo sabe.
-Sueña contigo. Y si dejara de soñar, ¿qué sería de ti?
-No lo sé.
-Desaparecerías. Eres una figura de su sueño. Si se despertara ese Rey te apagarías como una vela.

¿Quieres ver más microrrelatos?

¡Puedes ver más AQUÍ!

Escribir microrrelatos resulta bastante divertido

¿Quieres escribir microrrelatos?

Si quieres escribir tu propio microrrelato, antes que nada, entiende que no es un resumen de una historia más larga, ni una anécdota, ni una frase. Es una historia con principio y final. No tiene por qué ser corto de primeras, ni tampoco tiene que ser el primer texto que escribas.

Puedes empezar con un borrador y dar forma a la historia, pero evitando que pierda sentido. Así, podrás crear historias increíbles con solo unas cuantas palabras. Aquí te dejo una serie de consejos para que crees tu primer microrrelato

Sé preciso y conciso.

El microrrelato es un género narrativo breve que se cuenta en solo unas pocas líneas. Cuando tienes que causar sensaciones en el lector con tan solo unas pocas palabras, elige cada palabra cuidadosamente. No debes usar muchos personajes o lugares ni contar algo que transcurra en un largo espacio de tiempo. Se trata de lanzar una idea simple al lector, usando el menor número de elementos posible.

Experimenta.

El microrrelato no es un género narrativo típico. También puede ser poético, aforístico o incluso un haiku. El microrrelato es una forma de arte peculiar que se sitúa a medio camino entre diferentes géneros literarios. Por lo tanto, no tengas miedo de experimentar cuando escribas microrrelatos.

Condensa el contenido.

El microrrelato, aunque tiene una estructura, debe ser capaz de contar una historia a pesar de su limitación de palabras por lo que no cuenta con suficiente espacio para presentar el planteamiento, nudo y desenlace. En cambio, se salta directamente a la acción o al acontecimiento encontrar el momento clave de la historia que se muestra en el. A veces, incluso dentro del clímax. No lo cuentes todo, solo lo esencial para crear una imagen en la mente del lector.

Ejecuta un buen final.

El microrrelato tiene que crear una escena evocadora en la mente del lector, y el final debe impactarle de manera que su imaginación no se detenga ahí, sino que siga trabajando después de terminar la lectura. Un giro final es una forma efectiva de impactar a el lector. Este puede explicar todo lo que hemos leído anteriormente, lanzar una pregunta al aire para dar al lector algo en lo que pensar o dejar un final abierto…

Personalmente, disfruto mucho escribiendo microrrelatos. Una vez que le coges el gusto, es una buena manera de practicar la construcción de oraciones impactantes en frases cortas. Esto es clave si quieres impresionar a tu lector. Aunque me gustan los microrrelatos de hasta 500 palabras, como ejercicio he intentado escribir el más corto e impactante que se me ha ocurrido mientras escribía esta entrada.

»La pistola estaba en la mesa, junto a una nota que decía: ‘Úsala con cuidado’.»

Espero que esta pequeña muestra de lo que me apasiona te haya dejado claro lo interesante que es este género literario, y sobretodo espero ver el resultado de los microrrelatos que has aprendido.

Si quieres ver más de mis microrrelatos y descubrir nuevas historias, te invito a seguirme en mis redes sociales.

Scroll al inicio